Mis 7 elegidos para comer en José Ignacio

January 30, 2019

 

 

La Huella, un clásico

 

Podría decirse que este es EL restaurant de José Ignacio, casi imposible ir sin reserva a menos que quieran esperar más de dos horas al rayo del sol esperando una mesa. Nació como un parador de playa y cada vez fue cobrando más relevancia hasta convertirse en uno de los 50 mejores restaurantes de Latinoamérica. Con una carta sencilla pero completa y un ambiente playero y relajado, La Huella es un must si estás por la zona. La pesca del día es muy recomendada al igual que la entrada de pulpo porque los peces son muy frescos, pero como yo no son fan del pescado mi recomendado es la milanesa con papas fritas que es sublime. Dato: muchos restos cierran después de la temporada pero La Huella está abierto todos los fines de semana durante todo el año.

 

Il Faro, cocina italiana frente al mar

 

Como su nombre lo indica, este pintoresco resto está ubicado frente al faro de José Ignacio, por lo que comer en su terraza exterior es garantizarse una hermosa vista tanto de día como de noche. En la entrada un cartel que reza: “A la amistad se la cuida y se la alimenta” nos invita a entrar a un mundo de sabores y mesas colmadas de gente dispuesta a pasar un buen rato. De entrada elegimos unos corazones de alcaucil al limón y un dúo que nunca falla, burrata y prosciutto di parma.  Las pastas rellenas son una bomba atómica de sabor, es el recomendado de la casa sin lugar a dudas. A eso súmenle un buen cocktail o un vinito y… a mangiare tutti!

 

 

Popei, el favorito de Fran y Nello

 

Tener un barco en la entrada y una pizarra para dibujar en su interior es todo lo que se necesita para que mis hijos sean fans de este lugar. El ambiente es relajado y familiar, la carta es muy amplia y desde las mesas de la terraza la vista al mar es divina. Nosotros siempre que vamos pedimos unas infaltables rabas de entrada, Nello es fanático de su pizza y yo de sus ensaladas, completas y abundantes. Si van temprano es posible ir sin reserva, pero en horario pico de almuerzo o cena les recomiendo reservar. Dato: la limonada Popei con sandía es muy fresca y rica. Si van a pedir la milanesa a la napolitana, asegúrense de compartirla porque es enorme!

Mostrador Santa Teresita

 

Del reconocido chef argentino, Fernando Trocca, el mostrador es una opción para almuerzos principalmente ya que de noche sólo abre una vez por semana. Ubicado a pocas cuadras del mar, en el pueblo de José Ignacio, el restaurant ofrece una o dos opciones de plato del día y en como alternativa la comida del mostrador (de ahí su nombre): tartas, ensaladas y croquetas entre otras opciones simples pero con el sello de la comida de autor. Los postres también se eligen del mostrador y es difícil quedarse sólo con uno. Algo que me gustó: la cocina está separada por un vidrio por lo que se puede ver la elaboración de los platos en vivo.  

 

Namm

 

Escondido al final de una calle oscura de Arenas de José Ignacio está este restaurant que nos transporta al sudeste asiático por su estructura de madera y bambú, las luces tenues y un gran fogón como protagonista de la escena. La mayoría de las mesas están al aire libre, por lo que la cena está musicalizada por los grillos y el crepitar del fuego, en sintonía con la música relajada del lugar. El menú consiste en sushi, carnes y frutos de mar con una visión oriental. Si la noche está fresca, pueden pedir ponchos de lana para abrigarse y disfrutar de una cena bajo las estrellas.

 

 

 

Marismo, cenar con los pies en la arena

 

También ubicado en la zona de Arenas de José Ignacio, este restaurant ofrece la experiencia de cenar en medio del bosque, bajo las estrellas y con los pies en la arena. Al ingresar por un pasillo natural de densa vegetación, nos recibe la música en vivo y los fogones. De su cocina a horno de leña, probé exquisitas carnes y una pizza finita y crocante que se deshace en la boca. Una experiencia para todos los sentidos.

 

La Susana

 

Enclavado en la mansa de José Ignacio, La Susana (que no le debe su nombre a Susana Gimenez como muchos piensan) también nos da lo posibilidad de comer con los pies en la arena. Abierto mediodía y noche, es ideal para almorzar y luego bajar a disfrutar el día en la playa tanto como para cenar cerca del mar. Con una variada carta que incluye sushi, frutos de mar y carnes también es uno de los must de la zona.

 

Bonus Track

 

Bodega Garzón. La zona de José Ignacio se está convirtiendo en una importante zona vitivinícola y esta premiada bodega que nos transporta a la Toscana es digna de visitar. Tiene un restaurant de la más alta gastronomía, con una carta creada por Francis Mallmann y un bar con opciones más descontracturadas. Los vinos? Simplemente maravillosos.

 

El Botero. Este pequeño restaurant ubicado en la terraza del hotel Anastasio, es una opción tranquila, con una carta acotada, pero muy buena cocina. Lo descubrí por casualidad, ya que no está muy divulgado, y es ideal para una cena en una noche cálida de verano.

 

Solara, tapas y vino. Ubicado a pocos metros de la Ancap de la rotonda de José Ignacio, este bar de tapas con una construcción tipo container tiene toda la onda. Una fiesta de tortilla, huevos rotos, croquetas, albóndigas y más, acompañadas por una gran variedad de vinos que también se pueden comprar para llevar porque es vinoteca.

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Categoría / Category
​Sigueme / Follow me
  • instagram
  • FACEBOOK
  • TWITTER
Please reload

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
0