#Fails de viajes ¿Quién no tuvo alguno?

September 14, 2018

 

Cuando planeamos un viaje, imaginamos como van a ser cada uno de esos maravillosos días en el destino elegido, peeeeeero la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, no siempre todo sale como queremos.

 

Yo he tenido varios fails de viajes, uno de los más estrepitosos fue la segunda parte de mi luna de miel (si! Justo ESE viaje). Elegimos pasar nuestra luna de miel en Panamá y Colombia, más precisamente en Panamá City, Cartagena y Playas Blancas. La primera mitad del viaje (Panamá y Cartagena) fue soñada, la segunda parte (Playas Blancas) una pesadillaaaaaaa. Paramos en un resort All Inclusive que nos habían recomendado desde la agencia de viajes y también algunos amigos, ya no tan amigos jajaaja. Cuando llegamos, nos habían dado una habitación en la zona del golf muy lejos de la playa y con camas separadas… si aunque no lo crean, de luna de miel y en camas SE-PA-RA-DAS. Como llegamos bastante tarde cerca del horario de cierre de los restaurantes, decidimos cenar, pasar la noche en esa habitación y hacer el reclamo en la mañana. El aire acondicionado hacía tanto ruido que casi no pude dormir en toda la noche y como frutilla del postre cuando a la mañana me duché y fui a utilizar una toalla sin usar, al desplegarla tenía una gran mancha marrón (saquen sus propias conclusiones) muy desagradable.

 

Tratando de ponerle la mejor onda para no amargarme (OOOOOMMMMM) en lo que quedaba de este viaje tan especial para nosotros, fuimos a hablar a conserjería donde conversamos con el gerente del hotel. Ante nuestro relato, nos pide disculpas de todas las formas posibles, nos dice que no tenía registrado que estábamos de luna de miel y que nos fuésemos a desayunar tranquilos que a nuestra vuelta nos cambiarían de habitación. Fuimos con un  botones a que nos hiciera el cambio, esperando que el hotel tuviera algún tipo de atención por las molestias ocasionadas, especialmente por el incidente de la toalla al que calificaron de inexcusable cuando lo relatamos y la vieron. Para hacer la historia corta, nos mudaron a la habitación de al lado, que lo único que cambiaba era que tenía una cama matrimonial, pero el mantenimiento era bastante pobre como la anterior. Al día siguiente nos estábamos cambiando con mi marido y otros huéspedes ingresan a nuestra habitación (nunca habían registrado el cambio desde conserjería) con su llave. Pegué un salto desnuda y les cerré la puerta en la cara, hablando a través de la puerta descubrimos que les habían asignado la misma habitación que nosotros. Para colmo llovió la semana entera y el complejo no disponía de paraguas en las habitaciones  y su solución era comprar un paraguas en el gift shop, daaaaale que la lista sigue. Esas fueron sólo algunas de las cosas que nos pasaron, no sigo porque el post sería interminable, pero definitivamente es un complejo que no le recomendaría ni al peor de mis enemigos. En ese viaje me juré que iría en una segunda luna de miel a Bali con mi marido… todavía lo tengo pendiente!

 

El fail más reciente fue en el último año nuevo, habíamos viajado a NY con mi marido y mis dos hijos para pasar Navidad y Año Nuevo. Nos habían recomendado pasar la víspera de año nuevo en un pequeño crucero por el Hudson. El plan era cenar en el barco, recibir el año nuevo viendo los fuegos artificiales desde el río y pasada la medianoche volver al hotel. Busqué por internet distintas opciones y me decidí por el mejor barco que encontré (por precio y descripción de servicios) que permitiera niños, hasta ahí todo divino no? Adivinen de nuevo… En la víspera de año nuevo, en NY hacían -16° y al ingresar al barco hacia casi la misma temperatura!!! Hacía tanto frío que no nos podíamos sacar los abrigos, mis hijos temblaban y me decían que se querían ir, en la mesa que nos habían asignado había una familia de ingleses que tampoco daba crédito a lo que sucedía. Algunos otros detalles fueron signos de alerta, el mantel estaba sucio, cuando pedimos en la barra una copa de vino para poder entrar en calor nos dieron el peor vino que tomé en mi vida en un vaso de plástico #NOTCOOL Nos quejamos varias veces con la tripulación por el tema del frío antes de zarpar y el límite fue cuando fueron a buscar unas garrafas de gas con quemadores y las pusieron detrás de nuestras sillas WTF?? 

 

Me imaginaba a mi hijo Nello, que en ese momento tenía 4 años levantándose de la silla y quemándose y nosotros en el medio del río. Pocos minutos antes de que el barco zarpara tomamos la decisión de bajarnos, volvimos al hotel, le contamos al concierge lo sucedido y amablemente nos gestionó una mesa en el restaurante de al lado en el cuál pasamos un espectacular inicio de año.

 

Si bien cada uno de estos fails fueron nubarrones en cada uno de esos viajes, vistos a la distancia quedan como anécdotas graciosas para compartir con los demás y para prevenirlos de no cometer los mismos errores.

Mañana estoy encarando un nuevo viaje a Perú, espero que sea #FAILFREE

 

¿Cuáles fueron sus fails de viaje?

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Categoría / Category
​Sigueme / Follow me
  • instagram
  • FACEBOOK
  • TWITTER
Please reload

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
0